CALLE POR CALLE HISTORIAS DE VIAJES DIARIOS

CALLE POR CALLE HISTORIAS DE VIAJES DIARIOS

 

$200.00
Editorial:
TRAJIN LITERARIO
ISBN:
9786079632519
$200.00
Añadir a favoritos

En la Ciudad de México todos los días nos trasladamos de un sitio a otro. Quizá solo vamos a la esquina por el periódico o a la tienda de abarrotes por un refresco. Tal vez tenemos que ir a trabajar. a la escuela. de compras o de paseo. y por esto recorremos algunas calles. viajamos varios kilómetros o casi cruzamos la ciudad. La mayoría de esos viajes son forzosos. y se convierten en agobiantes rutinas en esta enorme y muy poblada metrópoli. En Xochimilco. usamos nuestro automóvil. el microbús. el camión. el tren ligero. el taxi. la bicicleta. el caballo. la moto. la canoa. el bici taxi o. simplemente. nuestras piernas. Nos conectamos con el metro en la línea más cercana; conocemos vialidades y lugares; sabemos de rutas y atajos; memorizamos baches y problemas; odiamos el crucero que más nos retrasa; dormimos en el trayecto más largo; soñamos viendo edificios y anuncios; recordamos sucesos importantes; planeamos nuestro futuro mientras somos parte de largas-filas y esperamos y esperamos con resignación y sin remedio; percibimos olores que van de lo grato a lo más desagradable; escuchamos molestos ruidos. también la radio o la música que nos gusta; nos empujamos y nos atoramos al ser tantos; nos agredimos porque coincidimos en iguales prisas y complicaciones. En ocasiones conversamos con los otros cuando se ausenta la desconfianza tejida por los abusos de los que hemos sido víctimas. cuando no los vemos como un enemigo que nos obstruye para llegar pronto a donde vamos o cuando hallamos en sus rostros algo más amable que la indolencia Por caprichos del destino. algunos viajes son sucesos felices otras veces. cargados de infortunio. acontecimientos peligrosos. hasta mortales. En Calle por calle. historias de viajes diarios se reúnen sobre este tema experiencias guardadas. principalmente. en la memoria de barrios y pueblos de Xochimilco. para dejar testimonio de una época. para rescatar ideas. anécdotas y recuerdos de sus protagonistas. Arturo Texcahua

Artículos relacionados